La UNESCO (en inglés United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization), creada en 1945, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo primordial de contribuir a la paz y a la seguridad en el mundo mediante la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación, observando en los años siguientes la amenaza que suponía el desarrollo y crecimiento económico para la conservación del patrimonio histórico de los distintos países decidió adoptar en 1972 la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural en el transcurso de la XVII Conferencia General, celebrada en París.

En su Artículo 1 describe los que considera “patrimonio cultural”:

– Los monumentos: obras arquitectónicas, de escultura o de pintura monumentales, elementos o estructuras de carácter arqueológico, inscripciones, cavernas y grupos de elementos, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia,

– Los conjuntos: grupos de construcciones, aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e integración en el paisaje les dé un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia,

– Los lugares: obras del hombre y obras conjuntas del hombre y la naturaleza así como las zonas, incluidos los lugares arqueológicos que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista histórico, estético, etnológico o antropológico.
En el Artículo 2, se considera “patrimonio natural”:
– Los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico,

– Las formaciones geológicas y fisiológicas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyan el hábitat de especies, animal y vegetal, amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico,

– los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural.

Se considera patrimonio mixto cultural y natural aquellos bienes que responden parcial o totalmente a las características de los patrimonios anteriores.

No os perdáis la próxima entrega de nuestro blog donde seguiremos desarrollando este tema.